Clientebancario.cl

PARA CONOCER Y ENTENDER EL MUNDO FINANCIERO

Un sitio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones financieras - SBIF

Cómo dejar de ser un Viejito Pascuero preocupado

Diciembre no tiene por qué ser sólo sinónimo de stress, gastos y preocupaciones. Puede ser también un mes amable, donde el trajín de buscar el mejor regalo, le deje lugar a celebrar en familia y disfrutar las fiestas. Acá van cinco consejos para avanzar por ese camino.

Publicado el 01 de diciembre de 2015

Diciembre no tiene por qué ser sólo sinónimo de stress, gastos y preocupaciones. Puede ser también un mes amable, donde el trajín de buscar el mejor regalo, le deje lugar a celebrar en familia y disfrutar las fiestas. Acá van cinco consejos para avanzar por ese camino.

Siempre que se piensa en diciembre, la alegría de las fiestas se mezcla con la preocupación por los gastos. Y aunque los regalos los hace el Viejito Pascuero (sepan esto, niños que siguen este sitio y ya saben leer), los adultos siempre tienen que hacer otros regalos, preparar las celebraciones, pensar en las visitas a la familia y los amigos y muchas otras actividades para celebrarlo y pasarlo bien.

Si para cumplir con todo eso, se hace necesario pedir un crédito, es importante atender a los consejos que nos trae el propio Viejito Pascuero (ver video al final) y que se explican en las siguientes notas:

1. Compra lo que planificaste, ni más ni menos

Aunque haya ofertas por todos lados y los carteles indiquen que el precio está rebajado o que es posible llevarse dos por el precio de uno, lo mejor en esta época es no salirse del gasto que esté presupuestado. De esa manera se hará rendir el dinero y alcanzará para todo lo que se ha pensado, sin pasar apuros.

2. Cotizar antes de comprar, es la clave

La mejor forma de conseguir un buen precio no es regatear hasta el final, sino cotizar. Si se compara adecuadamente, se podrá ver que un mismo producto tiene precios diferentes y que se puede hacer un buen ahorro, preguntando en varios lugares antes de elegir dónde poner el dinero para la compra. Luego de cotizar y comparar los precios, se podrá tomar la decisión adecuada. ¿Qué cotizar? No sólo el precio al contado, sino también la forma de pago, plazo y eventuales rebajas que se puedan conseguir con diferentes formas de pago. Cotizar antes es la clave para comprar bien.

3. Raya para la suma: eso es lo que pagarás

Cuando se va a comprar, hay varios elementos que hay que tener en cuenta y que suman en el precio final. Si es con crédito, incluso hay más. Por lo tanto, hay que aprovechar dos datos que son muy importantes para determinar lo que se va a pagar y que son el Costo Total del Crédito (CTC) y la Carga Anual Equivalente (CAE); ambos deben ser informados cuando se trata de una compra al crédito.

Entonces, el CTC es un valor que se expresa en pesos e incluye todos los conceptos por los que estás pagando, tales como el capital solicitado, más los intereses y seguros que se hubieran incluido por decisión propia, junto con los gastos relativos al otorgamiento del crédito (impuestos, por ejemplo). Mientras que la CAE es un porcentaje, que permite comparar entre diferentes ofertas de financiamiento y refleja todos los costos del crédito. Con ambos números en la mano se puede comparar y tomar la decisión.

4. Comprar con tiempo vale la pena

Dado que la Navidad es una fiesta que sabemos cuándo ocurre, lo importante es saber qué haremos en esa fecha y qué hay que comprar, para saber cuánto dinero será necesario. Si los gastos se hacen a última hora, no queda más que pagar lo que nos pidan. Pero, ¿qué tal si lo planificamos con anticipación y compramos con tiempo? Lo mismo vale al pedir un crédito, antes de firmar nada se aconseja leer con calma todos los papeles y entender todos los derechos y obligaciones que se asumen y así poder resolver las dudas que surjan.

5. El presupuesto es mágico

Algo que ya está dicho en los consejos anteriores pero que vale la pena reiterar, es la importancia de hacer un presupuesto de gastos y por eso lo reiteramos acá. Hay que saber cuánto gastar y respetar ese número, sin pasarse. Gracias a eso, no habrá sorpresas ni malos ratos en las fiestas. Incluso, si uno toma esta norma para todo el año, casi será mágico que empezará a haber excedentes que permitirán cubrir todos los gastos de las festividades. De hecho, con esto, cada diciembre será una fiesta.

Si necesitas más información puedes comunicarte con nosotros a nuestra cuenta de Twitter @clientebancario y no dejes de ver este video, en que se resumen las preocupaciones del Viejito Pascuero y cómo evitarlas: