La Tasa de Interés de los Créditos Tiene Límite

Publicado el 25 de junio de 2010

El principal costo del crédito es la tasa de interés, cuyo nivel máximo está definido por Ley.

A la hora de pedir un crédito, ya sea de consumo o hipotecario, deberá fijarse en varias condiciones. Una de ellas resulta clave, ya que es la que en definitiva determina cuánto pagará por el dinero que le prestaron: la tasa de interés.

¿Qué es la tasa de interés?

Es el cobro que hace el banco al cliente por el dinero que le ha dado en préstamo, el cual se expresa como un porcentaje. La multiplicación de la tasa de interés por el valor del dinero prestado son los intereses del crédito que el deudor debe pagar. En este sentido, mientras más alta sea la tasa de interés, mayor será el monto que corresponderá pagar por el préstamo, es decir, mayor será la cantidad de intereses a pagar.

¿La tasa tiene algún límite o pueden cobrar lo que quieran?

 Sí, existe un límite máximo para la tasa de interés, el cual está determinado por Ley. Ésta establece que no se puede cobrar más allá de la Tasa Máxima Convencional (en adelante TMC) en operaciones de crédito. La TMC es calculada todos los meses por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y puede ser consultada a través del sitio web www.sbif.cl.

¿Cómo se determina la TMC? 

La Superintendencia determina la TMC en base a información de tasas de interés cobradas por los bancos en operaciones de crédito realizadas el mes anterior. Estos datos, que son proporcionados por los propios bancos, son promediados por la Superintendencia, procedimiento que permite obtener lo que se denomina “interés corriente”. El cálculo de la TMC resulta de multiplicar el “interés corriente” por 1,5 veces. Vale decir, la TMC equivale al “interés corriente” aumentado en un 50%.

¿La TMC es igual para todo tipo de crédito?

No. Existen diferentes TMC según la moneda, plazo y monto de la operación. Lo primero que se toma en cuenta es si la operación es en dólares, en pesos o en UF. Cuando es en pesos, hablamos de operaciones no reajustables, en tanto que las operaciones que están denominadas en UF son reajustables (Ver articulo sobre la UF)

El segundo aspecto considerado es el monto de la operación. De hecho la ley distingue distintos tramos de montos prestados. 

Lo tercero que se considera es el plazo total de la operación. Es decir, cuánto tiempo usted va a demorarse en pagar el crédito, considerando el período desde que le aprobaron el préstamo hasta que cancele la última cuota. De la combinación de las condiciones anteriores se determina cuál es la TMC relevante para cada operación. Si quiere conocer con exactitud cuál era la TMC que estaba vigente en el momento en que usted contrató un crédito, es necesario que conozca las características básicas del crédito, vale decir el monto prestado, la moneda del crédito y el plazo de la operación.

Conozca la TMC y luego aléjese de ella

Las instituciones financieras pactan con sus clientes las tasas de interés, con la limitación de tener que cumplir con los márgenes legales. Si bien el cumplimiento de la TMC es monitoreado por la SBIF a través de encuestas semanales de tasas de interés, es bueno que usted esté informado del límite vigente. Si le ofrecen una tasa de interés por algún crédito, mientras más lejos de la TMC se sitúe dicha tasa, mejor será la oferta.

Recuerde que siempre es conveniente cotizar en varias entidades. A la hora de tomar su decisión crediticia existen condiciones adicionales que debe considerar al momento de comparar alternativas, tales como plazos, garantías, moneda, monto, otros costos, etc. Por eso, sea cauto y entienda bien las condiciones que le ofrezcan para poder acceder a una tasa de interés determinada, sobre todo si el cumplimiento de esas condiciones involucran la mantención de alguna cuenta o tarjeta de crédito.

Vea el sistema para buscar y comparar la Tasa Máxima Convencional, a través de la calculadora que se ofrece en este sitio.

 

Otros sitios de SBIF

  • BancaFacil.cl Sitio educativo de SBIF
  • SBIF.cl Sitio de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras